domingo, 10 de septiembre de 2017

Inés Pasalacqua

 

FE versus CIRCUNSTANCIAS




Lectura Lucas 8:22-25

Hola para todas, que gusto poder escribirles. Un tema tan importante para nosotras, las hijas del Rey.

En muchas ocaciones sentimos el llamado de Dios a nuestras vidas, sobretodo cuando él quiere llevarnos a otro lugar, de un estado a otro mejor del que estamos, a una situación a otra que nos favorece más.
Sentimos en nuestro corazón que es de su parte el movernos de un lugar a otro, sin embargo nos da temor. Es como si el temor hiciera morada en nosotras y nos paralizamos.

Cuando vamos de un lugar a otro, muchas veces olvidamos que es el Señor que nos dice que pasemos al otro lado.
Esto significa que él está garantizando que estará con nosotros, todo el tiempo a través del viaje, a través de la prueba por muy ardua que sea él estará ahí.

Leímos en este pasaje que aunque él dormía en medio de la tormenta, el control estaba en sus manos. El estaba con ellos en todo momento.

¿Sabes que muchas veces olvidamos que después de cada prueba que pasamos, vendrá un nivel diferente para nuestro desarrollo espiritual?

Muchos cristianos no crecemos porque no nos gustan las pruebas.
Por lo cual nos estancamos en ese sitio ,acomodándonos en nuestra zona de confort.

No obstante no olvidemos que cuando Dios nos manda una prueba junto con ella nos dará la salida, la solución , por lo cual debemos comprender que después de cada prueba Dios nos llevará a un mayor nivel,razón por lo cual no nos abandonará en medio de ella.

Recordemos algo, Dios nos conoce bien , sabe quienes somos en nuestra intimidad, en lo real, sin máscaras. 
Cuando él decide que pasemos al otro lado es porque ya estamos listas y preparadas para pasar ese reto.

Sucede que a veces no le creemos a él, le creemos a las circunstancias.
Nos dejamos llevar por la prueba, llegando a pensar que la prueba es más poderosa que nuestro Padre Celestial.

¡ Qué equivocadas estamos!

Esto sucede porque nuestra fe se ha debilitado y menguado.
Leemos en Hebreos 11:6 que dice que sin fe es imposible agradar a Dios.
La fe es aquello que nos impulsa a creerle a Dios aún cuando las circunstancias nos digan todo lo contrario.
Solo en oración le pedimos al Señor : ayuda y alienta nuestra fe.

Ejercitemos nuestra fe, que es lo mejor que nos puede pasar en medio de las circunstancias adversas.

Un abrazo grandote a todas y cada una, el Señor les bendiga.
Nos leemos pronto.


NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.


1 comentario:

  1. Nuestra fe la depositamos en nuestro Señor el es nuestra fortaleza día a día confiamos en nuestro Señor Amén Amén

    ResponderEliminar

Julio

EN  LA  BÚSQUEDA  DEL REY ¡¡¡Hola mis queridas todas!!! Nos volvemos a reencontrar, ya estamos en Julio. Sin darnos cue...