miércoles, 4 de octubre de 2017

Inés Pasalaqua

UN CONSEJO SABIO



 
Lectura Salmos 119:25- 32


La Palabra de Dios es nuestro estatuto, nuestro manual de fe y conducta que nos guía en nuestra vida.

Cada día tenemos que tener atesorada la palabra en nuestros corazones y vivirla.
No tan solo ser oidores, sino también hacedores de la palabra.

Acompañe en estos días a mi tía que debía realizarse un estudio. Mientras estábamos allí la doctora comenzó a hablar del clima y las catástrofes que en estos tiempos están ocurriendo.
Le dije entonces que esto ya estaba escrito, que pasarían estas cosas y muchas más.
-¿Dónde leyó todo eso?- me preguntó sorprendida.
-En la Biblia- respondí- Allí está todo escrito-
-Yo nunca leí una Biblia-

Que pena me dio que está profesional muy instruida no conocía la verdadera Palabra.

Hay muchos a  nuestro alrededor que aún no la conocen, otros que la niegan, muchos se burlan y no la toman en cuenta.
La sociedad le ha dado la espalda a Dios y va errante sin dirección. 

Los que si hemos creído, los que sabemos donde está la verdad debemos tener hambre y sed de su Palabra cada día.
Debemos atesorar la palabra en nuestro corazón. 

Una manera sabia es memorizando los textos bíblicos.
En cada libro de la Biblia encontramos versículos que son perlas valiosas para que los recordemos, como dice la misma palabra que escribamos estas promesas en nuestra mente y corazón.

En momentos de adversidad, de situaciones difíciles cuando no sabemos que hacer, cuando somos tentados, es allí donde esta palabra atesorada aflora y cobra vida para venir en nuestro socorro.

La palabra es viva y eficaz y ella nos anima, nos alienta, nos enseña , nos guía.
Es a través de la escritura de la palabra que nosotras podemos entender y saber los mandamientos y propósitos de Dios para nuestra vida.
Ella es guía, luz. 
Nos dirije siempre. No nos abandona.

La palabra de nuestro Dios se cumple, sus promesas se vuelven realidad para nosotras.

Memoricemos, atesoremos la escritura de nuestro Padre porque ellas son vida y verdad.
Aferremosno a su palabra y seremos alumbras siempre.

Dios te bendiga mucho y aprovecha el tiempo para guardar en tu mente y corazón esa palabra que podemos compartir con el que necesita.
Abrazo enorme. Nos leemos pronto.
  




NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.



1 comentario:

  1. Hermosa reflexión es verdad mucha gente no quieren escuchar la palabra de Dios o se burlan me pasa a mí cuando predicó es lamentable... Sobre memorizar la Biblia los versículos en perlitas que no podemos dejar de memorizar en el momento menos esperado nos necesitamos y ahí está la palabra de Dios en nuestra mente y nuestro corazón... Dios te bendiga siempre mi querida amiga y hermana ��❤

    ResponderEliminar

MAYO

MUJER   VIRTUOSA    ¡Hola mis queridas todas! Ya estamos en mayo, se nos van los días. Este es un mes especial para las mamás...