viernes, 19 de enero de 2018

Mariela Beloso


LAS PROMESAS DE DIOS



¡Alaben al Señor , naciones todas! ¡Pueblos todos, cántenle alabanzas! ¡Grande es su amor por nosotros! ¡La fidelidad del Señor es eterna! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor !
Salmo 117:1‭-‬2 NVI



¿Qué es una promesa?
Es la expresión de la voluntad de hacer algo por alguien, compromiso de realizar algo, ante el cumplimiento de una condición.
En una promesa la palabra queda comprometida y el que promete empeña su honor y dignidad, si no cumple habrá perdido el crédito, el respeto y la credibilidad, ante la persona a la cual falló.
¿Que confianza podemos tener ante una promesa de palabra? La garantía está en quien promete, si es alguien de confianza o es un defraudador, tenemos confianza en la medida en la que conocemos la fiabilidad de quien nos hace la promesa.
Todos hemos sido defraudados alguna vez por alguien que nos prometió y no cumplió, las personas somos así, aún teniendo la intención de cumplir, fallamos o no podemos cumplir con nuestras acciones lo que hemos asegurado de palabra. ¡¡Pero que diferente es cuando la promesa viene de parte de Dios!!
Cuando Dios llamo a Abraham, El le hizo una promesa: El Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré. Y Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; haré famoso tu nombre , y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!» Génesis 12:1‭-‬3 NVI y la reafirmó a Isaac y a Jacob Génesis 26:2‭-‬4 NVI- Génesis 28:13‭-‬15 NVI)
¡A lo largo del tiempo Dios mantuvo esa promesa y la mantiene aún hoy !.
Que hermoso es encontrar en la Palabra del Señor pasajes que reafirman y confirman lo que El Señor prometió a los patriarcas en aquel entonces: «Ahora, pueblo de Israel, Dios tu creador te dice: “No tengas miedo. Yo te he liberado; te he llamado por tu nombre y tú me perteneces. Aunque tengas graves problemas, yo siempre estaré contigo; cruzarás ríos y no te ahogarás, caminarás en el fuego y no te quemarás porque yo soy tu Dios y te pondré a salvo. Yo soy el Dios santo de Israel. ”Israel, yo te amo; tú vales mucho para mí. Para salvarte la vida y para que fueras mi pueblo, tuve que pagar un alto precio. Isaías 43:1‭-‬4 «Recuerda estas cosas, Jacob, porque tú eres mi siervo, Israel. Yo te formé, tú eres mi siervo; Israel, yo no te olvidaré. Isaías 44:21 NVI En el libro de números cap 22 nos encontramos con la historia del Profeta Balam, a quien los enemigos de Israel ofrecieron paga para que les maldijera.
Inútil fueron las intenciones de Balam de maldecirlos, cada vez que abrió su boca salieron palabras de bendición hacia ellos y de maldición hacia sus enemigos "Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan" Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer.
¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice? Números 23:19 Cree en las promesas que tienes de parte de Dios, El es fiel, mira quién es el que te lo ha prometido, no fallará, su palabra misma es la garantía.
Mantente firme, confiada y obediente, como Abraham, recibió la promesa, pero obedeció primero, salió de su tierra, dejó su parentela, le creyó a Dios y espero con paciencia!! Dios es fiel !!! Aleluya!! ¡¡¡DIOS las abrace!!! ¡¡Bendiciones!!
Nos leemos pronto.



NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra López

BIENAVENTURADA ¿Qué componentes hacen que una mujer sea realmente virtuosa y logre ser bienaventurada? Todas anhelamos eso que ...