miércoles, 17 de enero de 2018

Sandra López


CORRAMOS  CON  PERSEVERANCIA




Ya estamos promediando el mes de enero. Los días se pasan uno tras otro de forma muy rápida.
Seguro que todas nos hemos propuesto metas y nuevos desafíos cuando comenzamos este nuevo año.
Cosas que queremos alcanzar, nos proponemos una carrera en todas nuestras áreas.
En la salud, en la economía , en los estudios y por supuesto en nuestra relación con Dios.

Una de las cosas que casi todas hacemos para mejorar nuestra salud es : caminar.
Lo sé, mi doctora me ha enviado a hacerlo todos los días.
Comencé esta semana, lleve mi botella de agua, mi celular, mis documentos, mis llaves, mis pañuelos, mi sombrero, y otras cosas que creí eran necesarias.

¿Sabes qué? 
A los cinco minutos esas cosas ¨necesarias¨ comenzaron a pesar demasiado y mi marcha se volvió más lenta.
No pude terminar el tiempo que me ha marcado mi doctora.
Me di cuenta que para caminar libre y diligentemente tenía que dejar todo ese peso extra que había tomado.

De esto nos habla el escritor de Hebreos cuando nos dice :

 Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante.
                                                         Hebreos 12:1

Nos insta a dejar todo lo que nos pesa, todo aquello que vuelven más lenta nuestra marcha.
Como hijas de Dios tenemos una carrera en la cual todas somos participantes.

A diferencia de otras carreras, en esta lo importante no es llegar primero, lo que verdaderamente importa es llegar a la meta, es alcanzar el premio prometido para los que perseveran hasta el fin.

La palabra que llama mi atención de una forma clara es perseverancia.

La perseverancia es el valor humano fundamental que permite al individuo no rendirse y continuar hacia adelante a pesar de las dificultades, los obstáculos, la frustración, el desánimo, el aburrimiento, o la tendencia o los deseos de rendirse o abandonar una situación.
La perseverancia es un valor positivo que ayuda, o aumenta la probabilidad de alcanzar metas difíciles, que conlleva a apreciar más los logros obtenidos
Imagínate esa perseverancia en nuestra carrera hacia el Padre.
Es de eso exactamente que habla el texto, nos está diciendo : deja todo lo que te impida moverte libremente.
Deja la queja, el desgano, deja la crítica, deja la comodidad, deja todo peso de enfermedad, de duda, peso que solo te ata y hace tu carrera más lenta.

Al igual que yo en mi caminata, que tuve que dejar todas esas cosas necesarias (según yo) para caminar, de la misma manera debes dejar el peso que te asedia.

Estamos en el primer mes del año, hemos comenzado recién a escribir la carrera de este tiempo. 
Hoy tienes la oportunidad de rever si necesitas hacer un alto y despojarte de algunas cosas.

Las personas que están a nuestro lado observan y son testigos de nuestra carrera.
Tenemos que caminar como hijas de Dios : libres.

Libres porque él nos hizo libres.
Nos ha dado una vida nueva plena en él para que vivamos con gozo y en libertad plena.

Corramos la carrera que tenemos por delante libres y perseverando porque nos espera un precioso galardón, preparado para aquellas que lleguemos a la meta.

No detengamos nuestro andar, seamos cada día fortalecidas y renovadas en su palabra.
Perseverando, corramos en libertad, nuestro Padre nos aguarda en la meta.

Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto. Abrazo enorme.



NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julio

EN  LA  BÚSQUEDA  DEL REY ¡¡¡Hola mis queridas todas!!! Nos volvemos a reencontrar, ya estamos en Julio. Sin darnos cue...